24 de mayo de 2015

#NiUnaMenos


Una simple consigna para una deuda tan grande: querer a una mujer, amarla, pero humanamente. 
Con pasión pero también con la suficiente seguridad.
Abrazarla pero no asfixiarla.
Elogiarla pero no someterla.
Desearla pero respetarla.
Discutir con ella pero sin violencia.

Porque...

Al fin y al cabo, no se termina matando por amor. Eso no es amor, eso es obsesión, violencia.
No se ataca ni somete a quien se ama.
No hay justificaciones. No hay excusas.

La solución no es perdonar, la solución es decir adiós.
Y el adiós es completo, sin reservas.

#NiUnaMenos


RD.